Elisa Díaz Castelo

principia

Radiografías

De la fría excitación de las partículas, de orbitales y átomos, / conozco sólo la intemperie en el cuerpo, el borde / del cañón a quemarropa, la batita ridícula / con la abertura adelante, y la voz sin diámetro del hombre / que se ha puesto su sotana de plomo, no te muevas.