Hugo Hernández Carrasco

opcion-lg2

Vístete para ser verdad.
Sexta entrega

Nunca fue una persona desafiante, de hecho, sus preocupaciones en la vida era tan grandes como su interés por la política, por eso decidió estudiarla y no ejercerla, pero la sospecha de malversación de recursos en la Facultad y la presión de los alumnos lo envalentonaron para encabezar aquella mañana una protesta contra Baldomero.

opcion-lg2

Vístete para ser verdad.
Quinta entrega

El sol estaba en su punto más alto, el calor estaba al máximo, como abriendo el concierto de la lluvia que más tarde se iba a desatar. En tanto, Matute y Baldomero, vestidos de traje, con el aire acondicionado a todo lo que daba en un Grand Marquis blanco propiedad de la Dirección de la facultad, iban camino a Rectoría.

opcion-lg2

Vístete para ser verdad.
Cuarta entrega

Matute inició la mañana de un martes su carrera docente, con los zapatos boleados, el pantalón y la camisa planchados, en perfecto estado, tal como su dentadura. Llevaba bajo el brazo una carpeta con la lista de alumnos, otra más con apuntes para “apoyarse” al dar la clase y una libreta nueva.

opcion-lg2

Vístete para ser verdad.
Segunda entrega

Veía el rostro de Baldomero estampado en ese currículum una y otra vez, analizaba sus facciones, buscaba cualquier indicio que pudiera confirmar su teoría: el que se hacía llamar doctor en las aulas era en realidad un guerrillero disfrazado de académico.

Haystack

Vístete para ser verdad (primera entrega)

Para Elo   La revolución ocurrida hace algunos años tocó intempestivamente nuestras puertas. Sin anunciar su visita, nos gritó a la cara que estaba ahí para cortar las pequeñas cuerdas que amarraban al régimen, para recordarnos que la quietud no significa consenso y que aquellos fantasmas que revivió la misma cúpula militar bien podrían asemejarse… Leer más »