Liuvan Herrera Carpio

opcion-lg2

El hambre sutil de la patria

Mientras hablaba el himno de la noche, ejércitos de Ben-adad, monarca de Siria, cercaron la ciudad de Samaria. Caballos infinitos, con su galope, cavaron un foso alrededor de los muros y, liebre aturdida, Samaria cae en la trampa.