Opción 100, Febrero 2000.


[…]
EL DILEMA DE OPCIÓN: CALIDAD O INCLUSIVIDAD.
Entre opcionautas, siempre ha sido recurrente la preocupación de que son pocos los alumnos del ITAM que realmente saben escribir bien. No me refiero a cuestiones ortográficas sino a la presentación de un texto claro, estructurado coherentemente y que sea relevante el contenido que presenta. Frente a esta situación, es difícil llegar a un compromiso entre una revista de calidad con los escritores de siempre y una revista incluyente, que abra sus espacios a muchos alumnos pero cuya calidad se vuelve demasiado heterogénea. Algunas veces la revista se inclina más hacia un lado, a veces más hacia otro y siempre persiste la duda de cuánto abrir y cuánto cerrar espacios.

LA TENTACIÓN DE OPCIÓN Y DEL ITAMITA: LA HOMOGENEIDAD.
El ITAM es una pequeña isla entre la diversidad de personas que se podrían encontrar en esta ciudad. Los alumnos del ITAM tiene en muchos casos experiencias previas, objetivos en la vida, origen socioeconómico y ritmos de vida similares, por lo que se genera una especie de hemofilia mental, donde la comunicación entre nosotros no es más que el reflejo en un espejo: nuestras discusiones, dudas y esperanzas, al ser compartidas con alguien más, reciben la respuesta que nos daríamos a nosotros mismos, por lo que terminamos creyendo que nuestros valores, nivel cultural, ideología y forma de vida son lo que hace y debe hacer la gente. Nada nos saca de balance en nuestras ideas preconcebidas y actuamos con rechazo cuando percibimos algo diferente. Opción siempre corre el riesgo de ser una isla dentro de esta isla.

[…]