Gabriel Astey Wood

José Pablo Loyola García

El alma y la danza

Pero, ¿no meditaba Sócrates sobre algo? ¡Jamás puede quedarse solitario, ensimismado y silencioso hasta el alma! Le sonreía tiernamente a su demonio interior desde la orilla tenebrosa del festín. ¿Qué murmuran tus labios, querido Sócrates?

El Chopo, 2001. Litografía. 49 x 39 cm.

Vulcanismo y alquimia pictóricos

Ya se trate de pintura con modelo o de estudios de los grandes maestros de la tradición, el trabajo artístico de Ramón Peñaloza (Ciudad de México, 1981) –tal vez el último discípulo directo de Gilberto Aceves Navarro– es mucho más complejo y audaz que lo que alcanzan a decir los adjetivos “figurativo” o “realista”. Resultado… Leer más »

azote-1

El azote del amo1

Desnudo, boca abajo, sobre una cama vibratoria, atado pie por pie y mano por mano a cuatro postes que, desde las esquinas de la cama, sostienen un macabro baldaquín; simbólicamente aspado, con la cara hundida a la cabecera de la cama, el cuello sujeto por una correa y los dientes apretados en torno a un tubo recubierto de fieltro, el condenado espera la pena capital.