Santiago Hernández

opcion-lg2

Me llaman calle

México no puede entenderse como un fenómeno, como un mundo, como una mentalidad; tiene que entenderse parte por parte, región por región. En la sola capital habita una cantidad abrumadora de personas; se pierden unas historias y otras aparecen.